La quiropráctica y el embarazo

articulo

¿Cuáles son los beneficios del cuidado quiropráctico durante el embarazo?

El cuerpo de la mujer cambia mucho durante el embarazo. La quiropráctica tiene el propósito de ayudar al cuerpo a adaptarse, para facilitar un embarazo y un parto más saludables.

Alivio del dolor

Los cambios físicos, posturales, fisiológicos y endocrinos pueden generar dolores y problemas de sueño. Estudios científicos demuestran que añadir ajustes quiroprácticos al cuidado obstétrico usual es beneficioso respecto a los dolores de espalda baja y dolor de la cintura pélvica. También ayudan a tener una mayor calidad de sueño.

Posicion fetal óptima

Los ajustes regulares ayudan el cuerpo a estar alineado, equilibrado y flexible, así que el bebé puede crecer de manera cómoda. Reducir las torsiones de la pelvis ayuda al bebé a poder moverse mejor y adoptar la mejor postura durante su nacimiento. En los casos de mala posición del bebé, se utiliza una técnica manual suave llamada técnica de Webster, para ayudar el bebé a girar correctamente.

El Journal of Manipulative and Physiological Therapeutics informó que: “El 82 % de los bebés giran correctamente cuando los quiroprácticos utilizan la técnica de Webster.”  Esta permite restablecer el equilibrio en la pelvis de la mujer embarazada y reducir el estrés innecesario a su útero y los ligamentos de apoyo, evitando así los partos de nalgas.

Un parto más seguro

El estado físico y emocional de la madre influye sobre su embarazo y parto: cuanto más sana está la mujer durante su embarazo, mayor probabilidad de un buen parto tiene. La quiropráctica ayuda la mujer a estar más sana durante el embarazo.

 Un parto más rapido

Efectivamente, un estudio científico muestra que las mujeres que se ajustan con quiroprácticos dan a luz en menos tiempo y de forma más segura.

Testimonio de Linda Lenormand.

“Ya que habitualmente tomo pocos medicamentos, durante mi embarazo no quería tomar fármacos inútilmente. Pero he sufrido de vértigos que me hacían perder el equilibrio, y al hospital me han dado una medicina que no es aconsejada en mujeres embarazadas, entonces he consultado un medico especialista ORL quien me ha desaconsejado de tomar la medicación. Este especialista me dijó que tenía un desequilibrio al nivel del oído, pero que no existía ninguna solución por mi caso: tenía que esperar que pase. Pero embarazada, no se puede tomar el riesgo de caerse en las escaleras todos los días… Así que he consultado a Stéphanie, quien logró con una sesión eliminar mis vértigos: me explicó que venían de mis cervicales, y que necesitaba un ajuste quiropráctico. Después del ajuste, los vértigos no volvieron nunca más. He hecho sesiones regulares antes del embarazo, durante y después y me ha ido muy bien.”

artículo-1

Referencias

Andry Vleeming, Hanne B. Albert, Hans Christian Östgaard, Bengt Sturesson, and Britt Stuge. European guidelines for the diagnosis and treatment of pelvic girdle pain. Eur Spine J. 2008 Jun; 17(6): 794–819.

James W. George, DC, Clayton D. Skaggs, DC, Paul A. Thompson, PhD, D. Michael Nelson, MD, PhD, Jeffrey A. Gavard, PhDd, Gilad A. Gross, MDe. A randomized controlled trial comparing a multimodal intervention and standard obstetrics care for low back and pelvic pain in pregnancy. Am J Obstet Gynecol. 2013 Apr;208(4):295.

Cara L. Borggren. Pregnancy and chiropractic: a narrative review of the literature. J Chiropr Med. 2007 Spring; 6(2): 70–74.

Richard A. Pistolese, DC. The Webster Technique: A chiropractic technique with obstetric implications. JMPT July–August, 2002 Volume 25, Issue 6, Pages 1–9